Hacía muchos años que no actuaba en los Brit Awards, y su regreso a la prestigiosa premiación no pasó desapercibida: Madonna, la reina indiscutida del pop, sufrió hilarante caída en el escenario, y su tropiezo fue uno de los eventos de la ceremonia más comentados en las redes sociales, donde no faltaron las muestras de solidaridad, pero más abundaron los chistes y cargadas.

Este hecho sucedió mientras interpretaba la canción “Living For Love”, que forma parte de su más reciente disco. Madonna llevó al escenario la misma estética derivada de la tauromaquia, y en el escenario ella interpretó a una torera mientras que sus bailarines representaban ser los toros.

Pero en un momento de la coreografía, sus bailarines debían retirarle la enorme capa que colgaba sobre sus hombros, aunque no tuvieron en cuenta que Madonna aún no se la había desenganchado. La consecuencia lógica: la reina del pop cayó fuertemente de espalda desde una altura considerable y terminó desparramada por el piso.

Pero Madonna, ayudada por sus bailarines, se puso nuevamente de pie y siguió su presentación como si nada hubiera pasado. Lo que se dice, toda una lady.

Más tarde, desde su cuenta en la red social Instagram, Madonna explicó lo que había sucedido: “La bella capa estaba atada demasiado fuerte, pero nada puede detenerme y el amor de ustedes me levantó. Gracias por los buenos deseos”, escribió junto a una foto de la capa diseñada por Armani.