El intocable Contralor Edgar Alarcón más conocido como “Alacrón” no quiere que el cómico Carlos Álvarez lo imite. Así como suena, el contralor le ha prohibido que use su nombre para imitarlo pues según dice “pretende atribuirle con la comisión o complicidad con actos ilícitos o corruptos”.


Lo que no dice Alarcón que al negarle a Carlos Alvarez a usar un monigote que se parece a él, lo que está haciendo es darle publicidad al personaje. Si es cierto que ese personaje corrupto no es el verdadero Alarcón, porqué envía la carta notarial?

El texto dice: “se abstenga de seguir realizando la referida caracterización y se inhiba de proseguir con su difusión

Lo grave del hecho es que en su carta notarial el contralor utiliza el membrete de la Contraloría. El tema pasa por una cuestión personal que nada tiene que ver con la institución. Pero el contralor sigue usando a la institución para sus temas personales.

Carlos Alvarez le responde al contralor

Estoy bastante sorprendido y un poco contrariado porque parece ser que el contralor ve mi personaje como si fuera un juez. Mi trabajo es reflejar la noticia, la actualidad y eso lo parodiamos. Como personaje público que es está sujeto a la crítica”

Recordemos que el cómico llegó incluso a hacer la imitación de Vladimiro Montesinos y del Monseñor Cipriani sin que estos dijeran nada al respecto.

Alvarez aseguró que no existe nada personal en contra del Contralor Alarcón y que su personaje ‘Alacrón’ es satírico, más no ofensivo. “Es tomarlo a la broma, al juego”, comentó. Este programa fue grabado y entregado listo para que se emita este fin de semana. Esperemos si vale más la libertad de expresión o el deseo de acallar hasta a la comedia con cartas notariales de funcionarios todopoderosos con extraños negocios familiares.