Por estas fechas se viene discutiendo bastante el tema de las funciones que está ejerciendo el contralor ante el Gobierno respecto la auditoria sobre el Aeropuerto de Chinchero donde se tuvo que desestimar el proyecto por irregularidades en las adendas.

Como se sabe, tras conocer las conclusiones del informe, el ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, tuvo que desestimar el proyecto y renunciar a su cargo.

¿Qué pasó con el informe sobre la en el ?

Respecto a este hecho, en el Congreso se detuvo la compra de las computadoras por graves observaciones, pero nadie renunció ni fue investigado por este motivo y el contralor Edgar Alarcón hizo lo posible por minimizar los hechos al señalar que se estaba haciendo “mucho ruido” en este caso y descartó cualquier eventual responsabilidad de la presidenta del Parlamento, la fujimorista .

En declaraciones a radio Exitosa, el funcionario apuntó que el Estado, en general, ha realizado compras por 2 mil 914 millones de soles, bajo la modalidad de “compras por catálogo o convenios marco”, en equipos y accesorios multimedia.

Estamos haciendo ruido por 5 millones en el Congreso, pero han sido 2 mil 914 millones hacia atrás”

El Contralor confirmó haber remitido un documento al Congreso en el que se alertaba sobre el “riesgo” en el proceso de compra que venía realizando la gestión de Luz Salgado de 980 computadoras, por el monto de 5 millones de soles, a una empresa de dudosa trayectoria con sede en Trujillo.

Debemos también recordar que una investigación similar de compra de computadoras motivaron la censura de ex ministro Jaime Saavedra por el Congreso de la República.

Luz Salgado y su responsabilidad política

La Presidenta del Congreso declaró que si se había encontrado algún tipo de irregularidad en la compra de esas computadoras, ella daría un paso al costado:

“Si hay funcionarios que por la compra de las computadoras del Congreso se han enriquecido, o la UIF ha encontrado algo, yo renuncio por mi responsabilidad política, pero hasta ahora eso no sucede”, dijo Salgado.

Pero Alarcón evitó dar detalles sobre la investigación y solo apuntó que, ante la alerta de la prensa, su entidad hizo un control preventivo y concluyó que había un “riesgo”. Por ello, ya no se concretó la compra.

Al mismo tiempo defendió a Luz Salgado y al oficial mayor, José Cevasco; y consideró que pudo haber responsabilidad del jefe de logística del Congreso, en este caso, el funcionario Sergio Romero.

“Él ingresa las necesidades, ve las ofertas de los proveedores y tiene que ver si este proveedor cumple o no los requisitos de acuerdo a (las) bases del Congreso. Eso no lo va a hacer, pues, la presidenta del Congreso (Salgado), el oficial mayor (Cevasco), la gerenta de administración. Tiene que ser el de logística”, enfatizó finalmente.