La población del Perú crecerá cerca de 50% hacia el 2050, según las proyecciones del reciente informe de población mundial de Organización de las Naciones Unidas (ONU). De 28.8 millones de habitantes pasará a tener, en algo más de 40 años, un total de 42.6 millones de pobladores. El índice de crecimiento poblacional proyectado para el Perú sólo es superado por Paraguay y Venezuela en América del Sur, y es muy similar al de Bolivia y Ecuador, con tasas de crecimiento demográfico de 1.4 por ciento hacia 2015, señala el informe.

El documento de Naciones Unidas apunta principalmente al crecimiento urbano y expresa su preocupación por la rapidez y el volumen de las proyecciones para las próximas décadas. En el caso peruano, la tasa de crecimiento urbano se estima en 1.7 por ciento hacia 2010, una de las más bajas de América del Sur, a partir de una población urbana actual de 73 por ciento, luego de Uruguay (0.8%), Argentina (1.2%) y Chile (1.3%).

NUEVA ESTRUCTURA MUNICIPAL

El arquitecto y urbanista Augusto Ortiz de Zevallos sostiene que estas cifras reclaman políticas diferentes, ya que el Perú fue históricamente 70 por ciento rural y 30 por ciento urbano, realidad que se invirtió radicalmente y de manera irreversible. Más aún, la relación entre rural y urbano es ahora de dependencia una de otra. En su opinión, el país no cuenta con instituciones para manejar lo urbano porque los municipios se corresponden con realidades anteriores, que poseen la misma jerarquía teniendo cinco mil habitantes, como Santa María (Lima), que otro con un millón de habitantes, como San Juan de Lurigancho (Lima).

El tema pasa por terminar con una fragmentación de 43 espacios (distritos) que hacen inmanejable una Metrópoli tan grande como Lima, porque los límites administrativos son absurdos respecto de la realidad del movimiento económico y de desarrollo, recalca Ortiz de Zevallos. La estructura municipal, para el urbanista, debería estar marcada por ejes de desarrollo, Lima Norte, Lima Sur, Lima Este, Lima Noreste, la ciudad consolidada y la ciudad expansiva que deberían fijar, al mismo tiempo, el espacio de decisiones municipales a escala de regidores. Si bien esta nueva planificación debería liderarla un instituto de planificación, consideró que correspondería a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) formular un modelo con la participación de la sociedad civil.

ALGUNAS CONCLUSIONES

  • Estima que más de la mitad de la población mundial (3,300 millones de personas) residirán en zonas urbanas en 2016.

  • Hacia 2030 esa cifra llegará a cinco mil millones de personas.

  • Muchos de los nuevos habitantes urbanos serán pobres en los países en desarrollo.

  • La mayor parte del crecimiento urbano será el resultado del aumento vegetativo y no de la migración.

  • Minimizar el impacto del crecimiento urbano en la ecología, planificando las áreas de crecimiento para un uso sostenible del suelo.

  • El informe sugiere prepararse para el futuro crecimiento urbano.

  • La mayoría de ciudades no está preparada para este futuro crecimiento en gigantesca escala.

  • Sugiere aceptar el derecho de los pobres a residir en la ciudad y no intentar desalentar la migración ni el crecimiento urbano.